95
18 , 95 points

En la República Checa, las fiestas navideñas se viven rodeadas de un ambiente mágico.  Buena comida paisajes hermosos, arboles naturales adornados con manualidades, villancicos sonando en las calles y un sinfín de actividades que te harán disfrutar la época como en ningún otro sitio.
 
Te preparamos un pequeño resumen de todo lo que puedes vivir durante esta época de magia y paz en nuestro destino, seguramente buscarás un boleto de avión al terminar de leerlo.
 
El ambiente de las fiestas navideñasdespunta desde finales del mes de noviembre, cuando los mercadillos de Adviento animan todas las plazas del país. En los atractivos puestos de venta podrás, una vez más, degustar los tradicionales manjares, como son el rollo de almendra (trdelník) o la antigua bebida aguamiel, o comprar decoraciones de Navidad. Al son de los villancicos y de los conocidos aires musicales te sumergirás en el ambiente festivo.
Este año encontrarás el mercadillo praguense de Adviento en la plaza de la Ciudad Vieja, a partir del 29 de noviembre cuando se enciendan las luces en el árbol de Navidad. Muy visitados son los mercadillos en la histórica ciudad de Olomouc, la única ciudad de Chequia en la que se sirve el auténtico ponche de Nuremberg. No te pierdas el encanto invernal de la ciudad morava, premiada por la prestigiosa edición Lonely Planet, con el título de perla oculta de Europa.

El período navideño culmina con la cena de Nochebuena, el 24 de diciembre, cuando se reúne toda la familia alrededor de la mesa. Junto al arbolito con las luces o velas encendidas los comensales cantan villancicos, se cortan manzanas para tener suerte, o se adivina el futuro según la imagen que deje en el agua el plomo fundido. En la mesa no puede faltar la carpa rebozada o frita al natural. En los tiempos pretéritos prevalecían las legumbres y los frutos secos. Tú podrás degustar el menú especial navideño en muchos restaurantes. Otra de las tradiciones es el ayuno durante todo el día que termina con la copiosa cena. Se afirma que, si uno aguanta sin comer, verá al cerdito de oro. Sin embargo, no es nada fácil porque todos los rincones de la casa desprenden el perfume de las galletas navideñas y de las especias.

En la República Checa no es Navidad, si no hay regalos que el Niño Jesús trae a los niños checos. No necesitan esperar para quitar el papel de los regalitos hasta el día siguiente, y por eso, la Nochebuena se convierte en una noche de alegría, risas y emoción. Conforme llega la medianoche las familias suelen asistir a la misa del gallo y desear a sus conocidos y amigos unas fiestas llenas de paz.

En los días festivos que siguen, la vida en las ciudades checas se animará y la capital no será una excepción. En el Teatro Nacional preparan distintas funciones, entre ellas el ballet “Cascanueces” y todo el inmenso recinto del Castillo de Praga estará abierto al público. Los deportistas podrán patinar sobre hielo en las pistas de patinaje o lanzarse a esquiar en la cercana estación de esquí de Monínec.

www.destionchequia.com
www.czechtourism.com
 


¿Te gusto? Compartilo con tus amigos!

95
18 , 95 points

¿Cuál es tu reacción?

Cool Cool
2
Cool
love love
0
love
JAJA JAJA
1
JAJA
Raro Raro
3
Raro
BoardingPax

Selecciona el Formato
Historia
Texto, videos e imágenes
Video
Youtube, Vimeo
Audio
Sonidos - Podcast
Image
Fotos o Gif